Divorcios

introducción

Háganos su consulta sin compromiso y sin cargo

Por favor, complete nuestro formulario de contacto.
Su consulta será respondida a la brevedad.

El trámite de un Juicio de Divorcio en Argentina se ha simplificado ampliamente desde la entrada en vigencia, el 1° de Agosto de 2015, de la reforma del Código Civil y Comercial de la Nación, donde se realizaron profundas modificaciones en el derecho de familia y, específicamente, en lo que hace al matrimonio y su disolución.
Nuestro Estudio está altamente capacitado y cuenta con gran experiencia en asuntos de divorcio y todo lo que se relacione con el mismo, como ser disolución o extinción de la comunidad, liquidación y adjudicación de los bienes de la sociedad conyugal, alimentos, cuidado personal, responsabilidad parental, visitas, etc.

El divorcio es el resultado de la decisión acordada y razonada por ambos cónyuges (EXPRESS BILATERAL DE COMUN ACUERDO) o, tan solo, la voluntad de uno de ellos (EXPRESS UNILATERAL), para disolver el vínculo matrimonial. No es necesario invocar o probar causa o motivo para el divorcio (injuria o infidelidad, por ejemplo), solamente la intención de romper el vínculo y de ese modo obtener la sentencia de divorcio vincular. Tampoco hay un plazo que deba aguardarse desde la fecha de celebración del matrimonio (antes se debía aguardar 3 años, ahora no). Las personas se pueden divorciar, aun cuando otros conflictos como ser cuota alimentaria de los hijos menores, régimen de visitas y bienes de la sociedad conyugal, no estén resueltos. La sentencia de divorcio se obtiene y los demás temas se siguen trabajando hasta solucionarlos.
La acción de divorcio debe ir acompañada de una propuesta reguladora –si es iniciada unilateralmente o cuando ambos cónyuges se presentan conjuntamente y no se ponen de acuerdo sobre los efectos del divorcio- o de un convenio regulador –si los cónyuges están de acuerdo con las distintas cuestiones derivadas del divorcio. El Código Civil y Comercial de la Nación, sin embargo, obliga a los cónyuges –fuere el divorcio solicitado en forma unilateral o de común acuerdo-, a la presentación de una propuesta reguladora al momento de solicitar el divorcio. Así, el Artículo 438 del Código Civil y Comercial de la Nación establece que “toda petición de divorcio debe ser acompañada de una propuesta que regule los efectos derivados de éste; la omisión de la propuesta impide dar trámite a la petición. Si el divorcio es peticionado por uno solo de los cónyuges, el otro puede ofrecer una propuesta reguladora distinta.” (…)
El Código Civil y Comercial de la Nación justifica la obligatoriedad del convenio regulador haciendo referencia a la autonomía de la voluntad de los cónyuges. De esta manera, el procedimiento instaurado obliga a los litigantes, al momento de la presentación judicial, a introducir propuestas que regulen los efectos derivados de la disolución del matrimonio.

En la actualidad existen 2 tipos de Divorcios:

El nuevo Divorcio previsto en la reforma del Código Civil, llamado “Divorcio Express Unilateral” permite divorciarse bastando sólo la voluntad de uno de los cónyuges, sin ser necesario el mutuo acuerdo, sin tener que explicar al juez causa o motivo y sin requerirse el tiempo mínimo de 3 años de casados como se preveía anteriormente.
La demanda debe ir acompañada de una propuesta reguladora que contemple tanto lo económico (compensación económica) y/o bienes como, si hay hijos menores, todo aquello relacionado con la responsabilidad parental, en especial, la prestación alimentaria.

El nuevo Divorcio previsto en la reforma del Código Civil, llamado “Divorcio Express Bilateral o de Común Acuerdo” permite divorciarse, sin tener que explicar al juez causa o motivo y sin requerirse el tiempo mínimo de 3 años de casados como se preveía anteriormente.
En este caso en que ambos cónyuges están de acuerdo en disolver el vínculo conyugal, los dos pueden dar inicio al trámite, firmando juntos cada escrito durante el proceso.
De esta manera se benefician ambos cónyuges ya que también pueden acordar todo lo referente a la disolución de la sociedad conyugal, liquidación y adjudicación (distribución de bienes); y en caso de tener hijos menores, todo lo que se refiere a la responsabilidad parental (régimen de visitas y prestación de alimentos).

Algunas ventajas de este tipo de Divorcio:

Rapidez: Este tipo de proceso es el más rápido que se puede tramitar en la actualidad, por ejemplo, si un divorcio es de mutuo acuerdo, puede demorar entre 1 y 3 meses si es en Capital Federal, y unos 6 a 8 meses en Provincia de Buenos Aires.

Económico: Al tramitar el divorcio de ambos cónyuges con nuestro Estudio, los honorarios se reducen considerablemente.

Se evita asistir a audiencias: En casos donde no hay conflicto sobre el tema hijos menores y bienes del matrimonio.

Front ImageBack Image